viernes, 21 de diciembre de 2018

¡Viva la segunda oportunidad!


[He publicado esta entrada en el Blog de Inteligencia Emocional de Eitb el 21.12.2018]

Hace tiempo, en una de las entradas que he escrito que más visitas tiene, Sobrevivir al Amor Zero, decía: “Una de las grandes lecciones que he aprendido en la vida, no sin dolor y sufrimiento, es que no se debe mendigar amor, no se puede hacer que otro te ame.  ‘Solía pensar que la peor cosa en la vida era terminar solo. No lo es. Lo peor de la vida es terminar con alguien que te hace sentir solo’ (Robin Williams en Sra. Doubtfire). El amor verdadero no puede ser una fuente de desazón; no te vacía sino que te plenifica; no te destruye sino que te ayuda a ser tú mismo”.

Me reafirmo en mis palabras, no se debe mendigar amor. El amor te tiene que ayudar a ser la mejor versión de ti misma, si no, no es amor. Y lo digo ahora que pertenezco, como una amiga me dijo, al club de la segunda oportunidad y estoy “a punto” de volver a casarme, enamorada, convencida e ilusionada.

Me sorprende encontrarme con el escrito que hice poco después de separarme, un momento de gran oscuridad, y en el que me decía a mí misma, ¡Busca en tu interior!: “¿Y en este momento cómo salir adelante? ¿Cómo elaborar el duelo de una forma constructiva? Veo dos caminos que habré de recorrer en paralelo. En primer lugar, como decía el ‘cuento’ del principio, tengo un importante camino hacia adentro. Debo mirar hacia mi interior y conectar con lo que soy. Debo reelaborar algunos de los aspectos que hasta ahora me definían en parte. Debo aceptar los cambios y mirarme con mucho cariño. Debo aprender de esta situación. El otro camino es el de apoyarme en mis amistades, el de pedir ayuda y dejarme querer y acompañar, pero siempre conectando con mi búsqueda interior y no escapando de ella”. Creo que no estaría hoy en el punto que estoy si no hubiera seguido ese camino, si no hubiera aprendido a escucharme y a valorarme (lo que no quiere decir que siempre lo consiga) y si no hubiera tenido la ayuda y el acompañamiento de las personas que me quieren, en algunos momentos me sostienen y me hacen también de espejo.

Lo que durante un tiempo viví como un importante fracaso ha sido una de mis grandes lecciones de vida. Me enseñó el valor de la familia y de la amistad (dos de los grandes dones de la vida); el significado del amor (que empieza ineludiblemente por una misma); el amor como respuesta a cualquier pregunta (sobre todo la del sentido de la existencia); la fe como un camino con recovecos y momentos de desierto pero siempre abierto a la esperanza; el aquí y el ahora como único momento que nos pertenece… La vida es un gran regalo aunque a veces tenga un sabor amargo.

Estoy feliz con mi segunda oportunidad. Ahora sí tengo un compañero de camino y estoy en disposición de construir una verdadera comunidad de vida y amor. Y, como dice la canción, “seguiremos luchando hasta el final… no es tiempo para perdedores”.


9 comentarios:

  1. Enhorabuena!!! Gracias!!! Felicidades!!!

    ResponderEliminar
  2. Qué bonita lección de Vida¡ Muchas gracias por contar, por compartir y por iluminar la vida por donde pasas. Y Enhorabuena¡¡¡ (y al "compañero de camino" también)

    ResponderEliminar
  3. Zorionak Arantza. Enhorabuena a los dos. Me alegro mucho!!!

    ResponderEliminar
  4. Me alegra ver que eres feliz. Enhorabuena a los dos.

    ResponderEliminar
  5. Todo está en el corazón. Ricardo León


    No a conocer la vida, sino a amarla
    viniste al mundo; del amor naciste;
    si es bella y es mujer, ¿quien a gozarla,
    varón, mozo y poeta, se resiste?
    ...
    la vida ciega y el amor es ciego,
    pero nunca equivocan el camino.
    Amalo todo, bebe de las rosas,
    como la abeja el zumo y la dulzura,
    entregate a la gracia de las cosas;
    la vida, como el arte, es la ternura.
    Leyendo tu entrada me ha venido a la memoria este poema que conoces muy bien.
    Aran gracias por ser como eres. Se que seréis muy felices ;)

    ResponderEliminar
  6. Precioso, muchas gracias por compartirlo, Arantxa.
    Mis mejores deseos para esta etapa que es una más de un camino de serenidad y amor que vas desbrozando y dejando abierto detrás de ti. Y eso se nota.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por compartir, Arantza. Sigue iluminando y repartiendo amor allí por donde pasas. Un beso enorme y mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
  8. Amigochix ¡qué alegría! y creo que aplica para todas las relaciones humanas!!!!! abrazoo!!

    ResponderEliminar