domingo, 10 de diciembre de 2017

Diario de una aventura (II)


Ya de vuelta en casa son muchas las emociones y momentos que atesoro en mi corazón de un viaje que ha sido corto pero muy intenso. Me siento muy afortunada y agradecida por todo lo vivido. En otra entrada me centraré en lo relacionado con el curso.

El domingo nos fuimos en una excursión organizada en autobús a Tequila. La guía era genial. Tenía frases estupendas: “Este autobús tiene baño pero no lo vamos a usar porque el aire no circula. Si alguien tiene mucha urgencia que diga y paramos”; “Lo que pasa en Tequila se queda en Tequila… hasta que salga en el Facebook”; “El conductor se llama Rafa. Es ingeniero en navegación terrestre… Las muchachas le llaman bombón”; “Ustedes acuérdense únicamente de quién es su conductor… ¿Qué tal si después del tequila se les olvida todo?”; cuando nos enseñaron las instalaciones de 3 Mujeres nos dijo “por única vez en su vida sigan la luz al final del túnel”; “Si les gustó recomiéndenme a sus amigos… y si no a sus enemigos”.

En las instalaciones de 3 Mujeres, después de ver el proceso de elaboración, hicimos una cata al son de un mariachi… Sin palabras. Probamos cuatro tipos de tequila, a cada cual mejor, y rompope (según internet “bebida tonificante que se prepara con aguardiente, yemas de huevo batidas, leche, azúcar, canela y vainilla”). En medio de un paisaje agavesco, la alegría, los bailes y los cánticos se iban animando por momentos… “El que la pide la baila”. Después comimos y visitamos la fábrica de José Cuervo. Impresionantes instalaciones. Lo que más me llamaba la atención era el olor… Al cocer las ‘piñas’ de ágave en los hornos se desprende un olor dulce, pero no empalagoso, muy agradable que está presente en todo el recorrido. Allí también catamos distintas variedades de tequila… Debían de ser todos muy buenos porque no nos afectaron demasiado. Tanto en un sitio como en otro nos dejaron clara la diferencias entre el 100% ágave (que no hace daño) y el destilado, al que se le añade azúcares y se utiliza para mezclas. El pueblo era pintoresco, muy colorido y con muchos puestecitos. Incluso vimos a unos voladores de Papantla.

El campus del TEC era magnífico, lleno de zonas verdes, con unas construcciones muy similares a las del campus de Monterrey, con muchas zonas de comidas, instalaciones deportivas, piscina, oficinas de bancos, etc. Lo más chocante… las hamacas, que estaban vacías porque ya se había terminado el semestre. Me subí a una por primera vez en mi vida.  La tarde del miércoles se celebraba la ceremonia de graduación y había muchos preparativos. José Carlos, nuestro estupendo anfitrión, nos contó que en el plan de riesgos del campus había recogidos tres: 1) aviones (el campus linda con una base militar); 2) coyotes, que en la noche se acercan en busca de comida; y 3) un león, que debe ser la mascota de una casa en una de las colonias vecinas…

Uno de los días cuando llamé a mis hijos mientras desayunábamos  tuve la siguiente conversación:
Yo – “Bueno cariño te dejo que enseguida viene el taxi a recogernos al hotel”
Xabi – “Pero… ¿no estás en casa de Lumi?”
Yo – “Cariño no estoy en Monterrey. Estoy en Guadalajara. Con Lumi pero en Guadalajara”
Xabi – “Ahhhhhhh… lo de Guadalajara, Guadalajara… (cantando)”
Yo – “Eso mismo. Dile a tu hermano que se ponga”
Ander – “Hola ama”
Yo – “Cariño ¿sabes dónde estoy?”
Ander – “Mmmm… ¿Guadalajara?”
Yo – “¡Bien! Sabes dónde estoy”
Ander – “No te creas… he acertado sin más”

En el vuelo de Guadalajara a Ciudad de México fui sentada junto a una entrañable viejecita. No tardó mucho en preguntarme si era mexicana. Cuando le dije que no contestó: “Ya decía yo que no tenía facha de mexicana”. Me contó su vida: vivía en California, había ido al funeral de su hermano, y antes de regresar iba a visitar a su otro hermano, tenía fibrosis pulmonar (“Señorita no se asuste. Toso mucho pero no es contagioso”), había trabajado dando clases de inglés… Cuando íbamos a aterrizar el avión pasó por una zona de turbulencias. Se asustó y me cogió del brazo. Le di la mano y no la soltó hasta que tomamos tierra (“Señorita es usted una buena persona… y no quedan muchas”).

Y lo mejor del viaje… las risas, los tacos y el tequila con mi amigochix ¡Somos el Tandem Violeta Tequila!

3 comentarios:

  1. Hola a todos ! Quiero contaros nuestra historia , aunque parece un poco terrible, pero bien que final es feliz . Somos una pareja de España que estamos luchando mucho tiempo con enfermedad mía. Por Cáncer me han quitado el útero. Pero el deseo de querer ser padres no nos dejaba vivir normal. Por recomendaciones hemos dirigido al centro de tratamiento de infertilidad de Feskov, que está en Ucrania . Para poder tener el bebé biológico ...tuvimos que empezar el proceso de gestación subrogada . Ahora somos padres felices de nuestro hijo . Sinceramente queremos decir gracias a todos médicos de esa clínica ! Nunca hemos arrepentido de nuestra decisión !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, estas hablando de este centro https://maternidad-subrogada-centro.es?

      Eliminar
  2. Para los interesados en el embarazo y la gestación subrogada, hay un buen blog. Mi hija nació gracias a una madre de alquiler que encontramos en el Grupo de Reproducción Humana Feskov. Nos gustó mucho conocerla, hay una amplia selección de madres subrogadas, todas ellas probadas y sanas, tanto física como mentalmente. Además, el precio es muy bueno y no hay problemas con el viaje a casa y el papeleo. Te recomiendo que también veas su canal de YouTube, hay muchas cosas interesantes allí

    ResponderEliminar